Bailleul, entre Francia y Bélgica

Click here to read in English: Bailleul, between France and Belgium

 

Tenía previsto que mi última parada en Franca sería ne el norte del país, por Lille. Platicando con Cécile, me contactó con una de sus amigas, Marion quien vive cerca de Bailleul, una población cerca de Lille. Me hospedé con ella y sus amigos, en un lugar súper interesante y con gente súper linda además de Marion, Angelo, el dueño del lugar, Gloria y su perro Jaz, ellos se convirtieron en mi familia del norte de Francia por varios días. El clima no ayudaba para seguir viajando, estaba lloviendo mucho casi todos los días.

 

Este lugar estaba a 50 metros de Bélgica, es un restaurante-hotel que está al lado de la antigua aduana de Francia-Bélgica. Es una lugar con más de 100 años, de hecho Angelo me enseñó una foto del lugar durante la 1a Guerra Mundial con unos tanques y carros que se habían caído en un hoyo hecho por una bomba.


Con Angelo y Marion trataba de practicar y aprener más francés, mientras Angelo mejoraba su español.

Todas las noches había deliciosas cenas en la casa, y una de esas noches peparé comida mexicana con ingredientes que venden allá. Preparé guacamole e hice chilaquiles con pollo, con pimentón verde y jitomate.

Casi al final de mi estancia fui un día en la moto a Brujas, una ciudad belga que tenía muchas ganas de conocer. Llegando a la ciudad dejé la moto en la plaza principal y fui al Historium, un museo donde puedes conocer cómo era la Edad de Oro de la Brujas medieval. Que por cierto en uno de los lockers dejé mi traje de moto porque hacía mucho sol.

Una anécdota divertida es que me compré un waffle con fresas y me senté en los escalones de una puerta antigüa a comerlo con mi casco de moto a un lado, y un turista me tomó fotos, creo que era una escena original 🙂

De regreso a casa, se había organizado una cena para despedirme <3 y entre los invitados conocí a Myriam, Angelo ya me había platicado de ella y quien es maestra de español en una secundaria de Bailleul. Platicamos en español y me invitó a dar una platica a sus alumnos al día siguiente. ¡Me fascinaba la idea! es algo que quiero hacer para fomentar entre los niños y adolescentes que pueden crear su camino en la vida, aprender y hacer cosas, lograr lo que quiere con perseverancia. Esa noche preparé una pequeña presentación y algunos de los videos que había hecho rodando en moto.


Al día siguiente di mi primera conferencia sobre mi y mi viaje en motocicleta, fue una excelente experiencia que quiero repetir.

Después de la conferencia regresé a casa a terminar de empacar mis cosas. Angelo me preparó una rica pasta para tener energía para el viaje y me ayudó a poner mis cosas en la moto.

Al comenzar el camino y despedirte de los nuevos amigos se siente mucha nostalgia, de alguna manera haz hecho un lazo muy especial con ellos…pero es parte del viajar…aprender a desprenderte.

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *